Boletin


Boletin Parroquial

“Guía y Consejo” es un boletín dominical que ofrece interesantes artículos, comentarios y noticias de las actividades en nuestra comunidad.

Parroquia San Gabriel Arcángel de Buenos Aires
Año 26 n° 1391 – 10 de Noviembre de 2019

Magia,
magos
y mágicos

En el mundo antiguo en Grecia, Roma, America, China, Japón, Corea, Tailandia, e India, prevalecía la magia en cada clase social. Por eso, había amuletos, hechizos.    

   La gente tenía dioses, iba a los adivinos, amaba los vaticinios, y lo mismo hacían los rurales con pozos y cuevas sacras, rocas con energía, y claros en el bosque. En cada pueblo o ciudad había magos. No era satanismo sino sólo meleficios. Se hallaron tabletas y papiros con recetas para maldecir y paralizar a los rivales.

    Algunos césares romanos se opusieron a la magia, y la fe cristiana halló que toda la gente creía en lo mágico. Esas prácticas de magia venían de un mundo pagano. La Iglesia respondió de dos modos a las prácticas mágicas. La primera forma de la que diré algo ahora fue la condena.

   Los Santos Padres vetaron esas prácticas por ir contra la razón y falsas. Y luego todos los teólogos cristianos dieron muchas razones contra la mayor parte de las formas de magia: alquimia, adivinación por necromancia, pociones de amor. San Bonifacio de Devonshire (672-754) que dejó Inglaterra para predicar el Evangelio a los germanos, condenó la creencia en la brujeria por ser magia: creer en brujas no es cristiano.

    Carlomagno (742-814) puso pena de muerte a quien quemase a alguien acusado de ser bruja. Muchos otros santos negaron que los magos podían influir en el clima y otras cosas. El rey de Hungría declaró que no existían las brujas que iban por el aire. (Las aventuras de Harry Potter, de J.K.Rowlings,  no se habrían editado en esa época). Me dedicaré a la segunda forma como respondió la Iglesia en otra nota. 

⇡ Ir arriba 


En San Gabriel hay poder sanante: es el don de Dios que se manifiesta


Fortalecer el orden de la Iglesia

    Los cristianos no somos un grupo que se reúne el domingo para compartir el mismo lugar de culto. Somos un Cuerpo en el que cada uno debe cumplir su rol. Si ponemos orden en nuestro cuerpo mediante dietas, debemos poner orden en el Cuerpo común, para que acepte la verdad de Dios

   La Iglesia primitiva tenía una disciplina estricta. Creían que el Evangelio tenía un fin y a quienes se extraviaban había que ayudarlos a volver, o si seguían en el pecado, había que expulsarlos de la comunidad.

   Ese es el deber de los hermanos en la Iglesia: mantener el orden correcto. La falta de disciplina de los cristianos los dejó desprevenidos ante los éxitos de la revolución sexual. Si en los altos pastores de la Iglesia falta disciplina, en los miembros también. Esto lleva a la inmoralidad y al divorcio.

   Se recibe en las comunidades a cristianos que lo son sólo de nombre. Y hacen lo que les da la gana: los mandamientos y los preceptos son para los “otros”. Dijo una mujer: Voy a la Iglesia cuando lo siento. Y se llamaba católica. Basta ir a las Primeras Comuniones de las escuelas en ciertas iglesias. Cientos de niños en una una especie de kermesse que dura toda la Misa. Nadie dice nada. En el Congreso Eucarístico Internacional de las Filipinas en 2016, curas y monjas sacaban fotos durante la Consagración y el resto de la Misa, y a los prelados asistentes.  

    A los curas les encanta que los católicos formen una mayoría que ejerza presión moral sobre la opinión pública, pero no se interesan si a la Iglesia le falta integridad. Si se acepta esto: ¿qué diferencia hay entre Iglesia y mundo? Somos comidos por el mundo y seguimos sus criterios en cada campo. Cuando uno se mortifica, para el mundo somos de otra época, pues hoy habría que buscar el goce. Si tenemos orden, nos marginan. Van a bautizar a sus hijos con curas complacientes, llevan para los otros sacramentos a curas que no preparan a la gente, se casan no por la Fe, sino por el lujo del templo. Y así.

⇡ Ir arriba 

Nuevas obras de misericordia corporales


12º. No escatimar cuando soltamos un don

Esta es una obra de misericordia oportuna para el siglo XXI. Los católicos en la Argentina piensan que las parroquias son pagadas por el Estado, o Municipio, o Curia del obispo. Eso es falso. Cada parroquia en nuestro país subsiste como puede. Claro que algunos curas obtienen prebendas si pierden el tiempo yendo a los poderosos. Pero no es el caso general. Se vive de las limosnas de los fieles.

   La unión de Iglesia y Estado en la Argentina sirve para pagar un sueldo a los obispos, dar un subsidio por cada seminarista y eximir del pago de algunos impuestos y tasas.

   Hay que seguir el consejo de S. Pablo:  Cada uno debe dar según lo decidido en su corazón, no de mala gana, ni por obligación. Y Pablo agrega: Dios ama al que da con alegría.  2 Cor 9:7.

   Los que tenemos fe real sabemos que Dios no se deja vencer en generosidad. Por eso, confiamos en la Providencia de Dios en nuestras crisis. Dice el Apóstol: El que suple las semillas a quien siembra, también suplirá el pan para que coma, aumentará los cultivos, y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia.  Ver 2 Corintios 9:10.

   La razón última de nuestra generosidad al soltar el don es la bondad de Dios que nos da el Espíritu Santo cuando lo pedimos con fe. Jesús lo dice con claridad: Si ustedes que son malos saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más Dios dará el Espíritu Santo a quien se lo pida! Ver Lucas 11:13. (In 13)

⇡ Ir arriba 

¿Cómo se crea la pertenencia?

¿Qué idioma empleamos los hombres para fundar una comunicación segura? Ese idioma se compone de indicadores de pertenencia. Esos indicadores hacen posible la comunicación segura en la comunidad. Entre ellos se cuentan la proximidad, el contacto visual, la energía transmitida, los gestos, la sucesión de turnos en la actividad, la atención constante a lo valioso, el lenguaje corporal, el tono de voz, el modo de vestir, el dar valor al boletín semanal y repartirlo, la consistencia del énfasis en las respuestas, la honra a quienes hacen algo hermoso, y si existe algún modo en que cada uno pueda hablar con otro.

   Por supuesto, eso no puede lograrse si venimos sólo a la Misa y nos vamos ligero. Se precisa venir a los tés, cenas, bingos; o bien una breve charla a la salida de la iglesia.

   El uso de indicadores de pertenencia no se reduce a un rato, sino que es un flujo de intercambios dentro de la vida común. Se da desde el comienzo. Si me siento en la última fila, estoy diciendo que los demás no me importan. Si ocupo la silla del pasillo, digo que no quiero tener a nadie al lado. Si canto en una octava más baja para que no conozcan mi voz real, hago daño a todos. Esos gestos destruyen una comunidad. Si facilito mi cantoral a otro, es un gran gesto. Los indicadores responden las preguntas que uno sin cesar se hace: ¿Aquí estoy seguro? ¿Qué futuro me espera con esta gente? ¿Corro algún peligro si me comunico?

   Nuestro subconsciente está myuy atento a cierto tipo de actitudes. Es muy dificil construir la pertenencia y muy fácil de destruir. Basta cerrarse al grupo para molestar a todos. Se puede quemar una mesa rápido, pero cuesta mucha labor hacerla.

   Los indicadores tienen tres rasgos básicos: 1: La energía que se proyecta en el intercambio. 2: Llamar a las personas por el nombre: eso hace sentir que uno es único y se nos valora. 3: Orientarse hacia el futuro y que la comunidad durará, y lo que hacemos ahora continuará.

⇡ Ir arriba 


Una jugada se decide en la jugada previa


DESCARGAR AQUÍ EL FOLLETO CICLOS DE CULTURA 2019

CLICK AQUÍ

 


⇡ Ir arriba

FIN DEL BOLETÍN SEMANAL


El valor de la Misa

“Jesucristo, Salvador nuestro, es el Sacerdote principal del sacrificio de la Misa. La ofrenda interior, que fue el alma del sacrificio de la Cruz, perdura en el Corazón de Cristo que quiere nuestra salvación. Él ofrece cada Misa que se celebra. ¿Cuál es el valor de cada Misa? Importa tener una idea justa, para unirse cada día al Sacrificio y recibir más abundantes frutos. La Iglesia se enseña que la Misa tiene un valor infinito, aunque su efecto en nosotros es finito y proporcionado a las disposiciones interiores.

El sacrificio de la Misa considerado en sí mismo tiene un valor infinito
El sacrificio de la Misa es el mismo que el de la Cruz, el cual tiene un valor infinito, pues el Verbo hecho hombre, en la Cruz, era al mismo tiempo Sacerdote y Víctima. Él permanece en la Misa como Sacerdote principal y Víctima presente, ofrecida.
En cada Misa se ofrecen a Dios una adoración, una reparación y una acción de gracias de valor sin límites, en razón de la Víctima ofrecida y del Sacerdote principal, con independencia de las oraciones de la Iglesia universal y del fervor del celebrante. En la Misa se le ofrece una adoración en espíritu y en verdad de valor sin medida. Esa adoración vuelve a nosotros para darnos fuerza y salud.
Además, es imposible ofrecer a Dios una reparación más perfecta por los pecados que se cometen cada día. No se trata de una nueva reparación, distinta de la de la Cruz: Cristo no muere ni sufre más. Conviene ofrecer con frecuencia Misas de acción de gracias. Por cada Misa celebrada, por la oblación y la inmolación sacramental del Salvador en el altar, Dios recibe una adoración infinita, una reparación y una acción de gracias sin límite.

¿Cuáles son los efectos que la Misa puede producir en nosotros? El efecto de cada Misa no está limitado por la voluntad de Cristo, sino tan sólo por la devoción de aquellos por los que se ofrece. La influencia de la Santa Misa en nosotros no está pues, limitada más que por la disposición de fe, confianza y amor.
El sacrificio de la Misa, que perpetúa en sustancia el de la Cruz, es de un valor infinito para aplicarnos los méritos y las satisfacciones de la Pasión del Salvador.

La Misa facilita nuestra conversión La Misa nos obtiene la gracia del arrepentimiento, nos facilita el perdón de los pecados; no se dicen en vano estas palabras antes de la Comunión: Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.
Como la Misa facilita el arrepentimiento, se sigue que puede ser ofrecida por pecadores incluso endurecidos e impenitentes a los que no se podría dar la Comunión. La Misa puede obtenerles la Gracia de la conversión.

La Misa neutraliza al demonio El Maligno nada teme tanto como una Misa, sobre todo cuando es celebrada con gran fervor y cuando muchos se unen a ella con espíritu de fe. Cuando el diablo choca con un obstáculo insuperable, es que en una iglesia, un sacerdote consciente de su propia debilidad y de su pobreza, ha ofrecido la omnipotente Víctima y la Sangre redentora.

La Misa disminuye nuestro purgatorio El sacrificio de la Misa no sólo facilita la conversión de los pecados, sino la pena debida a nuestros pecados, ya se trate de vivos o muertos por quienes se ofrece el sacrificio. Este efecto es infalible; sin embargo, la pena no siempre es perdonada en su totalidad, sino según la disposición de la Providencia y el grado de nuestro fervor.
Finalmente, el sacrificio de la Misa nos obtiene los bienes espirituales y temporales necesarios o útiles para nuestra salvación. Así, conviene hacer celebrar Misas para obtener la gracia de una buena muerte, que es la gracia de las gracias, de la que depende nuestra salvación eterna.
Ofrezcamos igualmente las contrariedades cotidianas; será la mejor manera de llevar nuestra cruz, tal como el Señor lo ha pedido.
Los fieles que dejan de asistir a Misa pierden el sentido cristiano, y de la eternidad. Hay que pensar en los agonizantes al asistir al santo Sacrificio, y puesto que cada Misa tiene un valor infinito, hay que pedir que ésa a la que asistimos resplandezca allí donde ya no se celebra, donde poco a poco se pierde la costumbre de asistir a ella. Pidamos a Nuestro Señor que haga germinar vocaciones sacerdotales en esos medios; pidámosle sacerdotes, santos sacerdotes, cada día más conscientes de la grandeza del sacerdocio de Cristo, para que sean sus celosos ministros que solo vivan para la salvación de las almas. En los periodos turbulentos la Providencia envía innumerables santos; por eso es necesario pedir al Señor que envíe al mundo santos que tengan la fe y la confianza de los Apóstoles.”

⇡ Ir arriba

Los teros vigilantes

Fábulas de San Gabriel Arcángel para chicos (33)

Había una vez unos teros de color gris con reflejos morados y verdes, vientre blanco; el pico, las patas y los ojos eran rojos. Paseaban por el campo gritando teru, teru.
Un día se les presentó el Ángel Gabriel y les dijo: Yo soy Gabriel, el que está en la presencia de Dios.
Los teros bulliciosos se callaron y dijeron: ¡Bendito Ángel! ¿Por qué vienes a visitarnos?
Repuso el Ángel de María: Amados teros. Sé que ustedes están en estado de alerta cuando sus esposas ponen cuatro huevitos y los incuban durante un mes.
El príncipe de los teros replicó: Es cierto: nos preocupamos mucho de los nidos en donde están nuestros hijitos. Por eso gritamos teru, teru en un lado y tenemos los huevitos en otro.
El Ángel dijo: Sí, me llama la atención como ustedes caminan alrededor de un nido inexistente para despistar a los intrusos.
El tero más anciano agregó: No sólo eso. Si alguien se acerca al nido solemos ser agresivos y hacemos vuelos rasantes en picada hacia quienes amenacen a nuestras crías. Tenemos un territorio y lo hacemos respetar. Podrías hablar con los humanos. ¿Por qué no defienden mejor a sus hijos de los compañeros bravucones, y de los vicios? ¿Por qué no los corrigen? Nosotros no molestamos a nadie y no tenemos mal genio. Sin embargo, no aceptamos ni animales, ni insectos, ni personas depredadoras. Tenemos el sano orgullo de ser padres y madres que educamos a nuestros hijos, sin escuelas.

⇡ Ir arriba

Sobre este boletín parroquial “Guía y Consejo”

¿Quién no sabe que somos la única parroquia de la ciudad de Buenos Aires que publica un boletín semanal desde hace 24 años? Supongo que les hará bien. No lo hemos hecho con publicidad, para que fuera de veras un medio de formación católica, y no un medio de obtener ganancias. Sé que el boletín es usado en los EE. UU. (en donde hay 35 Millones de “hispanos”) y en algunos países de América Latina (México, Chile, Perú, etc.) y en especial en México, en donde se publican boletines dominicales, sacan algunas notas de Guía y Consejo para sus publicaciones.
El boletín también está en la página web de la parroquia www.sangabrielarcangel.com Lo leen miles de personas en todo el mundo, hasta en las Islas Seychelles!
Cuando vivía + Elena Tarditi, se llevaba cada domingo unos 10 boletines que repartía en algunos comercios y entre vecinos suyos. Ahora también hay feligreses que piden boletines para sus hijos universitarios, sus parientes, amigos y conocidos. Los felicito de todo corazón. Sí, el boletín merece ser difundido en su versión impresa. En la versión de la red, se lee en la Argentina sólo el 50%; el resto lo leen en otros países del mundo, especialmente en los EE. UU. y México. Por favor, ayuden a difundir la Fe católica.

⇡ Ir arriba

BOLETIN SEMANAL

El boletín semanal gratuito de la parroquia se llama Guía y Consejo. Muchos niños del Catecismo fracasaron en esa pregunta. Si los padres no lo leen, menos harán los hijos.
No ha faltado cada semana desde 1993. No hay que vanagloriarse, pues es Gracia o Don de Dios. Se hace porque Dios es muy bueno con nosotros y nos da la fuerza y energía para llevar la Fe y el amor de la Iglesia a todas partes.
El boletín es un medio de anunciar a Cristo, y su colección una enciclopedia de catolicismo, sobre temas que casi nadie predica o escribe. Les pedimos que nos ayuden a difundirlo entre sus parientes y amigos, proveedores, taxistas, remiseros, médicos, enfermeros, profesionales.

⇡ Ir arriba

La voz del Peregrino

Gracias a quienes se subscriben por un año o 6 meses. Gracias también a quienes lo leen por internet. Han visitado el periódico 12000 lectores desde el 1 de Enero hasta el 31 de Diciembre de 2013. Los norteamericanos llevan la delantera con 40%; siguen los argentinos con 35%; luego los mexicanos con el 10%; Uruguay con el 8%; Colombia con el 4%; Chile con el 3 %. Los grandes diarios del país, han bajado su circulación y han decidido cobrar por leerlos en internet. Hay una baja de la lectura en toda la república. Hagamos el esfuerzo de difundir el periódico. Sus artículos son valiosos y útiles para jóvenes y adultos.

⇡ Ir arriba

Misas diarias

Los martes, miércoles y viernes a las 19 hs.

Sábado18 hs. Domingo 10 y 12 hs. Cada Misa se celebra por una sola intención, salvo el día de los padres y madres.

Secretaría: Lunes a viernes de 16 a 19 hs.
Periódico mensual: La voz del Peregrino Días 29: Misas 9, 17 y 19 hs (en Domingo 10, 12, 17 y 19 hs.) Rito de la Reseña. En sus Legados, Testamentos vida poner: Parroquia San Gabriel Arcángel de Villa Luro

⇡ Ir arriba